• Cucharada de harina de trigo.
  • 1 Cucharada de azúcar moreno.
  • 2 Cucharadas de aceite vegetal.
  • 2.5 Cucharadas de salsa de soja japonesa.
  • 2 Rodajas pequeñas de jengibre.
  • 2 Cucharadas de Sake.
  • Ajetes frescos.
  • 4 Muslos y contramuslos de pollo.
  • 2 Cucharadas de Mirin.

El pollo teriyaki es uno de los platos japoneses con más adeptos en el mundo. A diferencia de otros, como por ejemplo el sushi, es relativamente sencillo de hacer. A continuación te guiaremos paso a paso en su preparación.

Instrucciones

Hemos resumido el proceso para preparar el pollo teriyaki en seis sencillos pasos. Los diferentes ingredientes están repartidos en cada uno:

Paso uno

Para empezar hemos de deshuesar todo el pollo que tenemos. Podemos hacerlo nosotros mismos. O si preferimos ahorrar un poco de tiempo existe la opción de comprarlo ya deshuesado.

Paso dos

Nuestro segundo paso tiene que ver con la preparación de la salsa. Para eso debemos buscar un bol de tamaño regular. Dentro de él vamos a ingresar los ingredientes líquidos. A saber, la salsa japonesa, el Mirin y el Sake, todos en las respectivas medidas que hemos elegido.

Luego de haberlos juntado procedemos a agregar el azúcar moreno. Seguidamente vamos removiéndolo todo. Primero, con mucha rapidez. Ya después, cuando esté bien mezclado todo, podemos ir bajando un poco el ritmo.

Paso tres

Ahora vamos a volver con el pollo. Buscamos un plato y en él depositaremos la cucharada de la harina de trigo. Lo que viene a continuación es untar cada una de las piezas de pollo en esa harina.

Lo anterior debemos realizarlo con sumo cuidado. Se trata de que cada pieza quede blanca. Sin embargo, no debemos dejar capas gruesas en ninguna parte, pues dificultaría todo al cocinarlo.

Paso cuatro

En una sartén depositamos las dos cucharadas de aceite vegetal. Tenemos que aguardar a que se caliente lo suficiente. Solamente entonces procederemos a ir echando el pollo. Más tarde, cuando esté bien dorado, volteamos cada pieza.

En este punto debemos añadir las rodajas de jengibre. Este ingrediente no altera realmente la cocción. Antes bien le brinda un toque de sabor muy particular y un tanto dulce.

Paso cinco

Este paso viene cuando ya hayamos visto que las piezas están doradas por ambos lados. Es el momento de añadir la salsa en toda la sartén para que se mezcle con el pollo. Esperamos un minuto, y removemos el jengibre.

No pasará mucho antes de que la salsa se reduzca a la mitad. Cuando esto ocurra volvemos a voltear las piezas. Con ello nos aseguramos de que todo el pollo quede impregnado.

Paso seis

Ya con todo lo que hicimos hasta ahora hemos concluido. Podemos ir sirviendo, y mientras lo hacemos añadiremos la parte verde de los ajetes frescos por encima picada en trozos. ¡Y ya está, hora de comer!

[Total: 0   Promedio: 0/5]